Moquegua

Para ver el verdadero color de la naturaleza hay que llegar a Moquegua, donde uno de los mejores climas de todo el mundo ilumina sus llanos y montañas, todo el año. Región resplandeciente, de ricos valles y extensas quebradas, sus tierras son de las mejores para el cultivo de la uva que da origen a los piscos más sabrosos. Moquegua no solo posee encanto natural y un clima seco semicálido y soleado durante todo el año, sino también, una valiosa herencia histórica, sostenida en sus pintorescos pueblos, muestras de arquitectura colonial y republicana que parecen resumir la historia del Perú moderno con cada ladrillo.

Tacna

Hablar de Tacna es hablar de heroísmo, peruanidad y amor por la tierra pero también del origen de las civilizaciones latinoamericanas, la variedad de petroglifos y pinturas rupestres que se encuentran en toda la región relatan silenciosamente, las costumbres de los antiguos pobladores. Esta ciudad -como todo el Perú- también es fusión, la mezcla perfecta entre cultura y naturaleza, donde es posible disfrutar de servicios turísticos de calidad, visitar centros comerciales, cocina regional de sabores inolvidables y bellos destinos naturales, como los géiseres de Candarave, y fuentes termales en medio de un paisaje volcánico, con aguas que oscilan entre los 37 °C y 40 °C, utilizadas como baños medicinales. Pero Tacna también destaca por la gran amabilidad de su gente que hacen de la hospitalidad, un patrimonio nacional. Y si lo que buscas es descanso y relax, su cálido clima en las mañanas te permitirá disfrutar de sus playas con oleajes tranquilos.