Cusco

En el aire de la ciudad imperial del Cusco aún se puede sentir la sabiduría y cosmovisión incaica, que dejó como enseñanza su armonía con la naturaleza. El “Ombligo del Mundo” alberga en su territorio al Santuario Histórico de Machu Picchu, el área natural protegida más visitada de Perú, encargada de resguardar la principal joya de los incas y Maravilla Mundial. Cusco es uno de los mejores exponentes de patrimonio natural y cultural del país, con complejos arqueológicos que nunca dejan de sorprender, así como una gran variedad de plantas y animales silvestres, que encuentran en esta hermosa ciudad, su último bastión. La capital del Imperio incaico es también una tierra de senderos: Choquequirao, Lares y Salkantay encierran una aventura cultural y natural, que la convierten en el paraíso de los amantes de los deportes de aventura. Además, se puede gozar de toda la majestuosidad del imponente e histórico Valle Sagrado de los Incas, que alberga ancestrales fortalezas, fértiles tierras de cultivo, montañas cubiertas de glaciares y pueblos pintorescos. Como si fuera poco, hoy es posible hospedarse en las alturas de sus montañas sagradas para disfrutar, desde el cielo, de toda su majestuosidad. La antigua capital del Imperio inca fue incluida en la Lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, confirmando que uno de sus mayores encantos reside en la fusión del patrimonio inca con el legado colonial español.